Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

31 agosto 2011

Lomo de cerdo con crema de naranja


El día festivo iba a ser tranquilo, mi marido y yo no habíamos hecho planes y decidimos pasar el día de forma relajada en casa. Por fin iba a empezar el libro de 1017 páginas de Ken Follet que me había regalado mi cuñada el año pasado por mi cumpleaños. La víspera, salí del trabajo, compré 4 cosas y dejé preparadas unas croquetitas para comer al día siguiente. Cenamos pronto (si estamos solos nos gusta cenar a las 20:30 h.) y después de cenar nos fuimos a dar un paseo y tomarnos una copa en una terracita. Y ahí sonó el móvil: 

-Mamá ¿tienes planes para mañana?
-No hija, mañana voy a estar todo el día en casa…..
-Fenomenal, pues vamos y así ves a la niña. Besitossss

Cuando colgué le dije a mi marido: recuérdame que al llegar a casa saque unos filetes del congelador.
No habían pasado 10’ cuando el teléfono que sonó fue el de mi marido y escucho: Mañana viene tu hermana con la peque ¿os apuntáis?

29 agosto 2011

Ensaladilla Rosa


Hace unos cuantos años, estaba de moda en bodas, bautizos, comuniones y en alguna cena especial, pedir un pomposo coctel de mariscos. El coctel de mariscos se servía habitualmente en copa con un montón de lechuga y con más menos que más gambas y langostinos, cubierto de salsa rosa.
La ensaladilla rusa, también conocida como ensaladilla Oliver que fue su inventor, es básicamente una ensalada de patatas verduras y atún con mayonesa, a la que se le pueden añadir un montón de cosas más porque lo admite todo.

El mes pasado, aprovechando que en julio salgo antes del trabajo, le dije a mi hija que recogía a Sofía en la guarde al día siguiente y luego me la llevaba a la piscina y que cuando ella saliese de trabajar se viniese con su marido a por ella y ya cenábamos todos juntos. (Vivimos cada uno en una punta de Madrid y esto no se puede hacer todos los días). Al rato hablé con mi hijo y él y su novia se apuntaron también y yo tan feliz no me di cuenta hasta tarde que si me iba al día siguiente a por la “peque” no podía ir a comprar. De un salto me fui a la nevera y vi:

28 agosto 2011

Zamburiñas


Vivo en Madrid, y aunque podemos presumir de disponer de cualquier producto de la tierra y el mar para comer, gracias a la gran labor de MercaMadrid, nunca había visto ni comido una zamburiña.

Hace unos años hicimos mi marido y yo una de tantas escapadas a Galicia, nos gusta mucho esta comunidad, ¿y a quién no? sobre todo al amante de la gastronomía; siempre que podemos hacemos una visita a nuestros colegas gallegos.


27 agosto 2011

Resumen semanal La Cajita "Verano IV" Mojácar

Todos los años me pasa lo mismo al finalizar las vacaciones. Siento como si estuviese rebobinando una película. La ropa que cuidadosamente sacaba de las maletas y colocaba en los armarios vuelve de nuevo a estar en ellas. Todos los años los mismos sentimientos, la tristeza porque se acaban las vacaciones y las ganas de volver a retomar la actividad con nuevos propósitos, voy a hacer más ejercicio, sacaré tiempo para hacer el mural que lleva aparcado varios años, por lo menos una vez al mes voy a ver cine en versión original, me voy a apuntar por enésima vez a una academia para aprender inglés, iré con Nieves a cursos de cocina…… Pero al final surgirán mil historias que nos harán cambiar nuestras intenciones.


Todos los años me despido de este rincón tan fantástico que es Mojácar, este pueblecito andaluz que se queda a las puertas del Parque Natural de Cabo de Gata.


Un pueblecito blanco en la ladera de la sierra de la Cabrera de Almería con calles estrechas y empinadas, donde se aprecia todavía la esencia árabe.


Un pueblo con playas que han sido bastante respetadas y donde encuentras tu espacio sin aglomeraciones.


¿Os suena de la película La Isla del Tesoro?

Un pueblo en el que según se cuenta nació Walt Disney. Su madre emigró a los EE.UU. cuando tenía tan sólo un año de edad.


Un pueblo en el que se puede ver una  película que todavía está en cartel en la pantalla de cine que montan en el chiringuito Aku-Aku los martes, mientras cenas o te tomas una copa y escuchas de fondo las olas del mar.


En este mismo sitio puedes escuchar buena música en directo, Jazz, flamenco-fusión, soul…


Un pueblo en el que se puede comer o cenar un buen arroz, la gamba roja de garrucha, el gallopedro, los galanes, el calamar aceitado, los rejos…… en uno de sus múltiples restaurantes, muchos de ellos mirando al mar, a ese mar azul lleno de luz que me tiene enganchada.

Arroz de rape y gamba roja


Desde aquí se pueden hacer maravillosas excursiones por toda la costa del Parque de Cabo de Gata, Carboneras, Los Escullos, Las Negras, Rodalquilar, La Isleta del Moro, San José…. Sumergirte en las aguas cristalinas de toda esta zona, bucear para los más atrevidos, hacer snorquel para los que como yo son más miedosos, o simplemente tumbarte en las playas vírgenes de dunas y arena fina de Monsul y Los Genoveses, o de piedras pequeñas como la de Los Muertos.

Y mientras tanto en La cajita esta semana hemos desayunado los muffins que Nieves y yo hicimos para nuestro compañero José Mª, nos hemos tomado los aperitivos que nos prepararon Héctor y Lourdes. Seguimos con un riquísimo salmorejo al que Nieves sustituyó el pan por garbanzos, quedando un plato muy original. Luego nos tomamos unos rollitos primavera que Nieves nos preparó con pasta filo. De postre degustamos el helado de galletas María que buscando un recuerdo hemos presentado al concurso del Pucherete de Mari y para merendar la riquísima tarta mármol de queso y chocolate que preparé para dar gusto a todos los de mi casa.

La semana que viene volveremos Nieves y yo juntas a resumiros nuestras experiencias semanales, con las pilas cargadas y más ilusionadas que nunca. Besos a tod@s

26 agosto 2011

Helado de galletas "María"


¿Sabíais que las galletas "María" se crearon para celebrar una boda?

"El 23 de enero de 1874 en el Palacio de Invierno de San Petersburgo, la gran duquesa María Alexandrovna de Rusia contrajo matrimonio con el príncipe Alfredo de Sajonia-Coburgo-Gothade Inglaterra, duque de Edimburgo, segundo hijo de la reina Victoria.
Para conmemorar la ocasión, el repostero inglés Peek Freans creó las ahora internacionalmente populares galletas María, con el nombre impreso de la Duquesa en su parte superior y pronto se hicieron populares pasando a ser una de las galletas más famosas en todo el mundo. "

Seguro que todos vosotros, ahora, en el pasado o a partir de hoy, habéis comido esta rica y sencilla galleta, que lleva haciendo feliz a niños y grandes durante mas de 100 años. Y que se ideó para adultos.

En el desayuno, la merienda, para el recreo en el colegio, con natillas, mojadas en leche, en cola-cao... incluso untadas de mantequilla o crema de chocolate... esta dorada nos acompaña sin hacer ruido, simplemente con un crujidito discreto al meterla en la boca, en muchas ocasiones de nuestra vida.

Yo he querido hacerla no sólo partícipe, sino protagonista de nuestro verano convirtiéndola en helado.
Una idea que saboreamos nostálgicamente los que de niños, como yo, nos criamos y crecimos con este sabor.

Ingredientes:

-1 paquete de galletas María
-1 vaso pequeño de leche
-200 ml de nata
-50 gr. azúcar
-un poquito de crema de chocolate

Preparación:

En la heladera del Lidl...

Troceamos las galletas en un vaso de batidora, añadimos la leche, la nata y el azúcar y batimos hasta conseguir una crema fina. Sin grumos ni trocitos.


Dejamos reposar 4 horas en la nevera y luego ponemos a trabajar nuestra heladera, ya sabéis 40 minutos.
Mientras cortaremos unas galletas para decorar "minis" y los bordes sobrantes los trocearemos para añadirlos después.


Una vez listo añadimos los trocitos de galleta y un poquito de crema de chocolate, mezclamos con cuidado y al congelador hasta su consumo.


A disfrutar del fresquito de los sabores de la infancia...




"La buena María,
la de hoy,
la de ayer, 
la de mañana por la mañana"

25 agosto 2011

Muffins para José Mª


José Mª es el responsable de logística de nuestro colegio y ha sido fiel sufridor de nuestros primeros pinitos en repostería. Con él, Nieves y yo compartimos infusiones de media mañana, comidas, momentos buenos y  momentos malos.

José Mª soporta estoicamente nuestras charlas interminables sobre recetas, problemas informáticos e incluso conversaciones sobre “trapitos”

Hace poco nos preparó unos mantelitos individuales con el logo de La cajita y Nieves enseguida me dijo  que teníamos que hacerle alguna receta especial para él.

24 agosto 2011

Salmorejo de garbanzos


Suelo evitar el pan en gazpachos, ajo blancos o salmorejos, aunque en estos últimos es complicado, ya que su textura espesa lo requiere.

Por eso probé sustituirlo por algo que le diera consistencia... los garbanzos, y resultó.
Además de darle mas sabor añade mas propiedades nutritivas y lo convierte en un plato mucho mas completo.

Atentos ya veréis que fácil y además con el contraste de colores y sabores del guacamole.

Ingredientes:

-2 tomates maduros
-1/2 bote de garbanzos cocidos
-2 ajos pequeños
-cominos molidos
-1/4 limón
-Sal, aceite y vinagre
-Jamoncito muy picado
-1 tarrina de guacamole







Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en un vaso adecuado para batir.
Quitamos la parte central del ajo, una raíz que tiene que es lo que "repite".
Corregimos de garbanzos si vemos que no queda suficientemente espeso.


Una vez conseguida la textura deseada montamos los vasitos individuales llenando de salmorejo hasta mas de la mitad y con una manga pastelera hacemos un rosetón en el centro con guacamole.


Salpicamos con el jamón picadito y perejil.


Tomad uno, seguro que os gusta.
¿Cual queréis? este...


¿o este?



Mientras degustáis este fresquito salmorejo clikad aquí para escuchar como lo preparé.

23 agosto 2011

Tarta mármol de queso y chocolate


Me imagino que en todas las familias pasará lo mismo, a uno le gustan muchísimo los espárragos y otro los odia a muerte, o uno se pirra por los platos de pescado y otro no soporta nada que tenga espinas. En  mi casa siempre ha pasado lo mismo, y por eso si hacía lentejas también ponía espinacas, preparaba cacao y café para desayunar, o bizcocho y pan tostado. Para los cumpleaños siempre había dos tartas, una podía ser de manzana o de frutas variadas y otra con muuuucho chocolate para mi marido.

Y es que a Pepe le encanta todo lo que tenga chocolate, sin embargo a mí, aunque me gusta un bombón o una pequeña pasta de chocolate con el café, el chocolate en helados, tartas y pasteles me empacha. Hace algunos meses, me crucé por casualidad con una Web de recetas llamada “El gran Chef”, en la que presentaban una tarta que me pareció perfecta para mi familia. Era una tarta mármol de queso y chocolate. Yo he preparado muchas veces el bizcocho marmoleado, pero no se me había ocurrido aplicar la misma técnica en la tarta de queso. La forma de preparar la tarta no es la que yo voy a explicar aquí, puesto que al ver el resultado decidí hacer la tarta de queso tal y como yo la preparo y sobre eso hacer el marmoleado. Los ingredientes que necesitamos son los siguientes:

 
Ingredientes:

500 gr. de crema de queso
3 huevos
100 gr. de azúcar
1 yogur griego
 200 ml de nata
3 cucharadas soperas de cacao en polvo
Un sobre de azúcar de vainilla




 En un bol batimos vamos poniendo poco a poco todose los ingredientes menos el cacao en polvo y los vamos mezclando

 

Cuando están bien mezclados se baten con la minipimer.

En un molde redondo  ponemos tres cuartas partes de la mezcla. A continuación añadimos a la parte que hemos dejado en el bol el cacao en polvo y batimos de nuevo. Esta mezcla la vamos incorporando a cucharadas formando islas.

Con un tenedor se esparcen un poco las islas para conseguir el efecto mármol.

Metemos todo al horno precalentado a 180 º aproximadamente durante 30’, Dejar enfriar en una rejilla antes de desmoldar.

La tarta se sirve muy fría, y en casa gustó a todo el mundo.



Bon Apéttit

22 agosto 2011

Rollitos de primavera


De repente en los años 90 comenzamos a ver en nuestros barrios los restaurantes chinos. 
Minuciosamente decorados tanto por fuera como por dentro con motivos chinos nos llamaban la atención. 
Fachadas de colores rojos intensos alternados con el color oro de sus farolillos, dragones con largas lenguas y ese gordo "buda" que nos daba la bienvenida en un hall en el que se oía ya el sonido de una fuente que dejaba absortos a niños y mayores con carpas naranjas vivas nadando en sus aguas.
Paredes, mesas y sillas emulando perfectamente la decoración china y camareros y camareras que no sabías como pero te entendían perfectamente y siempre tenían una sonrisa en sus rostros.

¿Pero qué fue lo que realmente nos hizo entrar en sus salones?
Ya lo sabéis todos, esa carta que se exhibía en una cristalera exterior y que mostraba unos precios muy por debajo del mercado.
¿A que sí?

¡¡Pues vamos a probar!!

Luego aparecieron los bulos y leyendas urbanas:
¿Como podían darte un menú completo por 6 euros?
¿De donde sacarán la carne cuyo enorme plato que te sirven sólo cuesta 3 o 4 euros?
Como sabéis todos se dijeron muchas cosas que no voy a repetir ahora. 

Yo tengo que confesar que me encanta la comida china.
No he creído nunca estos bulos ni me han influido para nada a la hora de la elección para comer.
Nunca me ha sentado mal la comida china y además es barata, pues mejor que mejor.

Nunca fallan los rollitos de primavera como entrante en el menú, ni tampoco me lo pierdo en ninguna ocasión.
Recuerdo una vez cuando era adolescente y no teníamos mucho dinero, entramos los amigos y pedimos dos rollitos de primavera para cada uno y una jarra de agua, jeje, total en la cuenta 3 euros por persona. 
Y la cena apañada.

Pues ahora los preparo en casa, salsa agridulce incluida, ahí van los ingredientes:

-1 zanahoria cortada en tiras (con el pelador de patatas)
-un cuarto de rollo cortado en juliana
-1 cebolla también en juliana
-3 hojas de masa philo
-sal y pimienta
Preparación:

Rehogamos con un poquito de aceite la verdura, salpimentamos y dejamos cocer durante pocos minutos, debe quedar al dente.


Mientras preparamos la masa, cortamos en rectángulos grandes, derretimos un poquito de mantequilla para dorar los rollitos después y ponemos a precalentar el horno a 180º.


Una vez lista la verdura montamos los rollitos, simplemente rellenando con un poquito en el centro y doblando   primero los lados cortos y luego los largos hacia el centro sellando el último con un poco de mantequilla derretida.


Disponemos los rollitos sobre la bandeja de horno cubierta con papel vegetal y pintamos por todo alrededor de mantequilla.
Horneamos 10-12 minutos.


Mientras preparamos la salsa agridulce mezclando todos estos ingredientes en un cacito y removiendo a fuego lento hasta que quede melosita.

-3 cucharadas de Ketchup
-1 cucharada de aceite y otra de vinagre
-3 cucharadas de azúcar
-1 cucharada pequeña de salsa de soja
-1 media cucharada pequeña de sal
-1 cucharada de harina


Presentamos con un poquito de ensalada gourmet y con la salsa podemos dibujar una simpática letra china.
En la mesa pondremos mas salsa para servirse al gusto.





Buen provecho