Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

30 abril 2011

6ª edición semanal del podcast de La cajita


Ya estamos de vueltaaa!!!
¿Nos habéis echado de menos? Nos imaginamos que sí.
Éste 6º podcast lo podemos llamar bisemanal, ya que hemos conprimido dos semanas de blog en este resumen que os presentamos con las pilas cargadas después de descansar, aunque como habéis podido comprobar nuestro blog funciona diariamente para ofreceros nuevos contenidos. Esta vez tenemos postres dedicados a las frutas, recetas fresquitas, ensaladas, pasteles de verano, marisco ... Cenaremos y tomaremos un vino en el Dominio de Antargü, ¿un tinto o un blanco? como queramos tenemos recomendaciones para los dos casos.
Y nuestra receta estrella "Tarta fondant Copa del Rey del Real Madrid" dedicada a nuestro compañero José Mª, tenemos sus palabras de emoción, no os lo perdáis!!
No nos olvidamos de daros algún truquillo, esta vez para las quemaduras y aunque Elena fallara con su tarta Pez queremos veros por el blog siguiendo y escuchando nuestras aventuras en el mundo de la grastronomía.



29 abril 2011

Tarta Pez de Fondant de Chocolate y Lacasitos


Vi la tarta en Internet, y enseguida pensé en hacerla. ¡Una tarta multicolor y llamativa que no tenía ninguna complicación!. Cualquier niño se sentiría feliz viéndola, así que esa tarta se la iba a hacer a mi ahijada en mis vacaciones de Semana Santa. Metí un par de moldes de silicona en la maleta ya que era lo único que necesitaría para una receta tan sencilla. ¿Sencilla? Sí, sencilla aunque todavía no sé que es lo que falló.

Lo primero que hice cuando llegué al apartamento de la playa fue ir a comprar los ingredientes necesarios, 1 yogur, aceite (1 vasito de yogur), azúcar (2 vasitos), harina (3 vasitos), levadura, 3 huevos, mermelada de fresa, chocolate fondant y Lacasitos (dos bolsas para tener surtido de colores). ¿Todo perfecto? No, en el súper no tenían la levadura que uso habitualmente y compré la marca blanca del sitio, aunque eso no tendría que ser ningún  problema. También me di cuenta al llegar a casa que en vez de Lacasitos había comprado cacahuetes bañados en chocolate, aunque eso no alteraría sustancialmente el efecto final de la tarta. ¡No pasa nada Elena!, me dije a mí misma, va a quedar preciosa de todas formas y esta vez Jimena tendrá su tarta.

Hundido en el centro, se iba desmigando al untarlo con la mermelada
Me había llevado a mi nieta de vacaciones, por lo que aproveché para preparar el bizcocho el paseo matinal que mi marido le daba a Sofía. No quería interferencias, ni estar pendiente de un bebé que acaba de descubrir un mundo en los armarios de la cocina y que podía acercarse peligrosamente al horno. Precalenté el mismo a 180º, batí los huevos manual y enérgicamente y poco a poco fui añadiendo el yogur, el aceite, el azúcar y el harina mezclado con la levadura y cuando fui a poner un poco de cacao en polvo para que saliese un bizcocho de chocolate me di cuenta que no tenía. No pasa nada, me dije, y añadí Nesquick. Puse la mezcla en el horno y pasados 30’ vi con horror como mi bizcocho, aunque había crecido, estaba como hundido por el centro. ¡NO PODÍA SER! ¿Qué había pasado? ¿Sería la levadura? ¿El Nesquick? ¿Un horno cutre de apartamento playero? ¿El clima?.... Pero aún así no tiré la toalla, dejé enfriar el bizcocho antes de desmoldar y al hacerlo, para mi sorpresa me encontré con un bizcocho súper esponjoso del que se me desprendió un trozo. ¡No pasa nada!, esto se cubre con el fondant de chocolate y se disimula. Mientras tanto Sofía ya había hecho su aparición de nuevo y reclamaba mi atención. ¡Un segundo, Sofía que ahora jugamos! Partí el bizcocho por la mitad y lo unté con mermelada de fresa (palmas palmitas…), puse una capa de chocolate fondant en medio y cerré. A continuación corté una porción para que hiciese las veces de cola y empecé a cubrir toda la tarta con el fondant de chocolate (pica, pica, pollito…) pero al untarlo se me iba desmoronando (soy uno cuando estoy solo y dos si tú estás conmigo…), todo lo que quería tapar se me iba deshaciendo (cucú…tras). Cuanto más tapaba, más chapucero quedaba y más me iba estresando…

Al cerrar el bizcocho después de rellenarlo el desmigado era mayor

Esta es la idea, sólo hay que conseguir que tenga consistencia
Adorné con los cacahuetes por no decir que me había rendido, pero evidentemente no enseñé el desaguisado a nadie, bueno sí, ahora os lo enseño a vosotros, corté la tarta por la mitad y subí a mis sobrinas la parte que había quedado más vistosa. Tengo que decir en mi favor que la tarta estaba muy rica y que la idea es buena, por lo que podéis animaros que seguro que os sale espectacular. Yo lo intentaré de nuevo con mi levadura de siempre y con cacao. Mientras tanto…

Bon Appétit

28 abril 2011

Marqués de Riscal Limousine 2008


Mi sobrino Lucca cumplía 17 años y mi hermana me dijo que me pasase a tomar un trocito de tarta. El día lo tenía bastante complicado, pero reunirme con todas mis hermanas es algo que no puedo rechazar y además podría dar unos tirones de orejas a mi sobrino, así que en cuanto pude me presenté en la pequeña reunión familiar.

Nada más llegar, mi hermana Carmen me dijo: “Estamos tomando un blanco ¿quieres?”. No suelo tomar vino blanco, pero por acompañarlas dije que sí. ¡Que delicia! Me encontré con un vino blanco de Rueda, 100% verdejo con matices de vainilla y fruta fresca que estaba buenísimo. Mi hermana me contó que este vino se fermenta en barricas de roble de Allier nuevas el 45 % y el resto de segundo y tercer vino. Yo no se lo que significa, pero poco a poco lo iré aprendiendo, lo que se es que el vino tenía carácter y estaba buenísimo. También me dijo que Marqués de Riscal ha conseguido dos galardones en el IX Concurso Internacional de Vino, Bacchus 2010 y que uno de los vinos galardonados ha sido Marqués de Riscal Limousin 2008 Así que yo no voy a llevarle la contraria a Bacchus y he decidido meterlo en la cajita para compartir con vosotros este hallazgo.

Espero que os guste

27 abril 2011

Buey de mar gratinado

Buey de mar gratinado
Cada vez que vamos al súper a hacer la compra del mes siempre cogemos un buey de mar, de los que vienen envasados al vacio, congelados y ya cocidos, nos encanta y siempre viene bien tener en casa.
Simplemente hay que sacarlo el día de antes de su consumo y dejarlo descongelar en la nevera.
Se puede preparar de muchas maneras, no os preocupeis si no lo habeis hecho nunca, porque aquí os voy a explicar paso a paso cómo hacerlo, desde cómo abrir el buey y despiezarlo, hasta un magnífico relleno gratinado muy atractivo y con un sabor que os va a sorprender, os aseguro que no lo vereis repetido en ningún sitio. Marca de La cajita, empezamos:
El primer paso es el mas importante: Se trata de elegir el buey de mar correcto, normalmente, si nos fijamos en la etiqueta todos pesan lo mismo, mas o menos, por lo que cogeremos NO el mas grande, sino el más pequeño; me explico, lo rico del buey de mar son las huevas que lleva en su caparazón, por lo que cuanto mas lleno esté pesará mas, y si es muy grande y pesa poco estará hueco, así que a igual peso cogeremos en mas pequeño.

Una vez lo tengamos en casa ya descongelado lo lavamos bien con una esponja, agua y jabón y colocamos sobre la mesa los ingredientes que necesitamos para prepararlo: una cebolla, 3 dientes de ajo, 2 puerros, 2 cucharadas de tomate natural o frito (en su defecto), una copa generosa de brandy, mantequilla, queso rallado y pan rallado.






El segundo paso es fundamental, es aprender a despiezarlo sin que no se nos rompa, para que su presentación sea perfecta. Colocamos sobre una tabla de cocinero el buey "patas arriba" y veremos que en la parte trasera, tiene como una tapa que levantaremos y arrancaremos sin problema destapando una línea perfecta del caparazón en el centro. Con ayuda de un cuchillo, con mucho cuidado, con fuerza y con firmeza hacemos un corte por esta línea y metiendo el dedo gordo de la mano derecha por el agujero trasero y sujetando con la mano izquierda las patas, la pinza y el pecho izquierdo tiraremos sin miedo, siempre con fuerza y firmeza pero con cuidado y haremos lo mismo con las patas, la pinza y el pecho derecho.


Debe quedar así:

Despiece buey de mar

Lo mas dificil ya ha pasado, ahora sólo tenemos que vaciar la cabeza del buey con ayuda de una cuchara, desechando las pieles y machacamos en un bol el contenido con ayuda de un tenedor; un apunte: del buey de mar se come todo, excepto lo que no podamos masticar, es decir, aunque veamos partes mas marrones, otras rojas, otras naranjas y con diferentes texturas, TODO, TODO, lo mezclaremos...


Continuamos lavando bien el cascarón de la cabeza y retirando "los alerones" laterales, son unas piezas que tiene el caparazón en la parte inferior central, que se quitan fácilmente y salen enteras.


Dejamos al pobre animalito por un momento y preparamos el relleno.
Hacemos un sofrito con la cebolla y los ajos bien picaditos, cuanto mas menudos mejor y los puerros en ruedas muy finas. Cuando esté pochadito añadimos el tomate, removemos y añadimos el brandy, ahora viene lo divertido y a la vez peligroso, cuando comience a hervir prendemos con un mechero, debemos asegurarnos primero de no tener nada de tela, papel o plástico alrededor que se pueda quemar, y flambearemos.


Saldrá una llamarada muy grande, pero no os asusteis ni intenteis apagarla antes de tiempo, dejadla que ella sola se apagará cuando consuma todo el alcohol, tened paciencia y disfrutad del espectáculo.
Una vez se apague añadiremos la carne del buey y mezclaremos bien.


Rellenamos con cuidado el caparazón, mezclamos el pan rallado con el queso y lo extendemos por encima haciendo una capa gruesa y daremos el toque final esparciendo unas tiritas finas de mantequilla y un poquito de perejil picado por encima.


Encendemos el horno para gratinar y colocamos el buey con cuidado encima de la rejilla a media altura.
¿Cuando sabremos que está listo? Cuando presente un delicioso aspecto dorado.
Presentamos en una plato o bandeja con las patas colocado como si estuviera entero, podemos ponerlo sobre una cama de lechuga o adornado con perejil ... Echádle imaginación...


Y a disfrutar de las caras de vuestros comensales cuando lo presentes en la mesa. Se quedarán boquiabiertos.

26 abril 2011

Tarta Fondant Copa del Rey Real Madrid (oe, oe, oeeeee)

 

Nieves y yo habiamos decidido que nuestra primera incursión en la cocina juntas, sería preparar una tarta de cumpleaños a nuestro "compi" José Mª gran aficionado al futbol y merengue hasta la médula. Lo del merengue lo teníamos fácil, pero lo nuestro es el fondant, por lo que decidimos utilizar este para preparar una tarta Real Madrid como la del hermano de Nieves. ¡Y el Real Madrid va y gana la copa del rey, después de 17 años! y ahí la imaginación de Nieves se desbordó: "Elena, haremos una tarta con la forma de la Copa del Rey" - "¿Quéeeeee? ¿Tú estás locaaaa? "Porqué no hacemos algo más sencillito, un campo de fútbol con el escudito y poco más..."

Antes de irnos de vacaciones de Semana Santa ya habíamos planeado vernos y preparar esta tarta en casa de Elena el día libre que teniamos antes de volver al cole, ella venía de la playa y yo de la montaña y teníamos menos de 24 horas para elaborar este proyecto.

Todo comenzó a las 12 horas del lunes 25 de abril, día del cumpleaños de José Mª, que imaginamos, mientras él estaría celebrándolo con su familia, nosotras estábamos sudando la gota gorda para bordar con nuestra mayor ilusión y cuidado esta sorpresa.

El bizcocho sería el tradicional con chocolate, pero según la idea de Nieves ibamos a necesitar dos, uno de ellos de la mitad de grosor. ¡Esta vez tuvimos suerte!. Tanto el primero como el segundo subieron y desmoldaron sin ningún problema, "los hados" estaban de nuestra parte, todo iba bien ¿todo? bueno, todo no, teníamos que imprimir la plantilla de la copa pero mi impresora NO TENÍA TINTA. Menos mal que Nieves sacaba buenas notas en dibujo y realizó a mano alzada el diseño de la copa.


Amasamos primero el fondant azul, Elena estiró y estiró y cubrimos el bizcocho base mientras yo recortaba el fino descubirendo la forma de la copa, para cubrirla con fondant blanco y unirla después con un poco de mermelada de arándanos. Se nos iluminaba la cara viendo como la imagen que teníamos en la cabeza cobraba forma a través de nuestras manos, convirtiendo un simple bizcocho, en una tarta de campeones cuando vimos el escudo plasmado en el centro de la copa.

El toque final se lo daría Elena con dos pequeñas banderas de España a ambos lados, para hacerle un guiño a José Mª - él es...español., español, español, oeeeeee



25 abril 2011

Ensalada Xató


En casa somos todos unos fanáticos de las ensaladas, nos gustan todas, y a mí me gusta experimentar contrastes y colores para llevar mis ensaladas a la mesa. Es más, cuando en casa me vieron empezar a experimentar con la repostería, sabiendo lo desastre que soy, me dijeron: “Porque no haces ensaladas, que en eso eres experta”.

Cuando vi esta receta publicada por Mikel López Iturriaga, inmediatamente sabía que tarde o temprano la iba a hacer, lo que no me imaginaba es que iba a ser tan tarde. La ensalada llevaba ñoras, producto que yo había visto repetidamente en los estantes del súper, y que no sabía como se utilizaban. Enseguida compré todos los ingredientes, que como veréis luego son bastante variados, pero como no la hice ese mismo día, estos fueron emigrando a otras recetas dispersas, y cuando me iba a poner a hacerla, siempre me faltaba alguno.

Yo no había oído hablar nunca del xató o xatonada, pero mi marido que la había tomado en uno de sus viajes de trabajo, me dijo que era muy típica de la zona de Gerona. La ensalada básicamente se compone de escarola, anchoas, mojama y bacalao desecado, sal y aceite, pero en este caso Mikel utilizaba solamente anchoas y le añadía unos rabanitos, prescindiendo de los otros dos pescados. Lo que ya tiene más miga (nunca mejor dicho) es la preparación del xató. No, no es que sea difícil, sólo hay que darle al almirez, pero mucho.

Para hacer el xató necesitamos: 3 tomates, ½ cabeza de ajos, 100gr. de almendras tostadas, 100 gr. de avellanas tostadas, 2 rebanadas de pan, 2 ñoras, ½ cucharadita de pimentón dulce, vinagre, aceite y sal.

Lo primero, mientras precalentamos el horno a 180º, ponemos las ñoras en remojo quitando primero las pepitas y el tronco. En una fuente ponemos los 3 tomates partidos en cuatro cada uno con la piel hacia abajo, los regamos con aceite de oliva y los metemos al horno. A los 10’ aproximadamente, incorporamos los dientes de ajo sin pelar y tenemos todo 15’ más. Se dejan enfriar y se reserva.


Freímos las rebanadas de pan y las ponemos sobre un papel absorbente para que se enfríen. Mientras con el almirez vamos majando las almendras y las avellanas con una pizca de sal hasta que quede una especie de pasta. A continuación incorporamos las carne de las ñoras (la obtenemos raspando con una cucharita) y seguimos majando. Nos damos cuenta que con el almirez que estamos utilizando no vamos a poder incorporar nada más, así que pasamos todo a un bol y seguimos majando. Los siguientes en incorporarse a esta amalgama que estamos haciendo son el pimentón y las rebanadas de pan y majamos, majamos, majamos. Ahora quitamos la piel a los tomates y los ajos asados y de cabeza al bol y majamos añadiendo a partir de ahora un chorrito fino de aceite de oliva poco a poco, sin dejar de majar, hasta que tengamos una salsa entre espesa y líquida.

Los ambidiestros juegan con ventaja al preparar esta salsa, pero lo que como yo sólo utilizamos la derecha, acabamos con unas pocas de agujetas, pero merece la pena.
Rematamos poniendo la escarola en una fuente y distribuyendo unos filetitos de anchoa y unas láminas de rabanitos, aliñándola levemente con sal y aceite. Servimos la ensalada poniendo una cucharada sopera de xató por persona encima de la misma. El resto del xató se deja en salsera aparte para aquellos que prefieran más cantidad.

Espero que os guste.

Bon Appétit

24 abril 2011

Plum Cake de plátano


Mi madrina, como muchos españoles en la época de la posguerra, tuvo que emigrar a Alemania a buscar trabajo y labrarse un futuro ... en sus visitas por Navidad cuando nos reuníamos todos en casa de mi abuela ella solía preparar para uno de los días de celebración esta receta que a todos los niños nos encantaba, ya que si no recuerdo mal, sabe como las papillas de plátano con galleta que nos daban de pequeños y que acompañado de un buen tazón de chocolate a la taza hacía las delicias de los pequeños de la casa, y de los mayores... uuumm, que rico... 
La colocaremos en el apartado "Mundo", es una tarta típica alemana, de invierno concretamente.

Es una receta muy sencilla ya veréis, necesitamos mantequilla, harina, azúcar moreno, pasas, almendras fritas, 4 plátanos y 2 huevos.











El primer paso es mezclar la harina con la mantequilla, la mezclaremos con las manos, hasta conseguir una textura de "miga de pan", es muy característica, así que cuando la tengamos sabremos que está lista.
Añadiremos el azúcar, las pasas y las almendras y mezclaremos bien.


Aparte en un bol batiremos los huevos hasta que espumen y en un plato machacaremos con ayuda de un tenedor los plátanos.
Batiremos los huevos con los plátanos hasta obtener una crema fina, y en el mismo recipiente añadiremos todo lo demás, con energía y con movimiento envolvente batiremos hasta conseguir una mezcla homogénea.
Verteremos la masa en un molde engrasado y hornearemos a 180º durante al menos una hora.


A partir de este momento vigilaremos nuestra tarta, cuando la veamos que sube y se dora por encima ya estará lista.
Dejaremos enfriar completamente para desmoldar y serviremos acompañada de una taza de chocolate o si somos muy golosos podemos regarla con cobertura de chocolate caliente por encima.



23 abril 2011

Clara de huevo para las quemaduras


Cada noche, cuando abro mi correo electrónico, una nube de chistes, vídeos y publicidad invade mi ordenador. No me importa, porque se que con eso algún amigo se ha acordado de mi, y es una forma de no perder el contacto con todos aquellos a los que apreciamos. De vez en cuando, entre la avalancha, tengo noticias reales, de alguien que te da una buena nueva o te manda una foto y también hay veces que de esos correos que se reciben, saco un buen consejo. El otro día, mi amiga Ana me hizo llegar uno que aunque ya lo había recibido en alguna ocasión, no recordaba, y que hoy guardo en la cajita por si tenéis necesidad de usarlo, aunque espero que no.

El correo hablaba de un remedio casero y eficaz contra las quemaduras y es el siguiente:

En un curso de aspirantes a bomberos, enseñaron que cuando se produce una quemadura, sea ésta de la extensión que fuera, el primer auxilio es colocar la parte afectada debajo del AGUA CORRIENTE FRÍA hasta que el calor disminuya y deje de quemar las capas de piel, luego pasar CLARA de HUEVO

Sí, habéis leído bien las CLARAS se baten un poco y se cubre con ellas la quemadura. Hay que ir poniendo una capa que secará enseguida, y a continuación otra y otra, hasta que sea necesario. Al poner la clara se crea una película de COLÁGENO NATURAL.

Al día siguiente apenas habrá una marca rojiza-morada y después de 10 días la marca desaparece.

El colágeno existente en la CLARA de los HUEVOS que en realidad, es una placenta y está llena de vitaminas, es un remedio casero excelente para las quemaduras

Espero que no lo necesitéis, pero lo guardo en la cajita por si acaso.

22 abril 2011

Aalto 2006


Como ya sabéis en mi casa somos muy aficionados al mundo del vino, siempre estamos experimentando con caldos nuevos ...
Sólo le faltaba a mi marido saber de algún lugar en Madrid de venta de vinos, que no fuera una bodega común, con categoría y gusto suficiente por el vino como para tener desde los mas extraños e insólitos, además de los mas caros, hasta los comunes que todos conocemos, incluso de otros paises... ese sitio es Dominio de Antargü.
Desde que conocí esta vinoteca, cuando tenemos una ocasión especial que celebrar o queremos sorprender con un regalo a alguien, nos pasamos por allí y nos tomamos un vino mientras nos decidimos qué botella comprar ... atención, id siempre con una idea de presupuesto, ya que cómo suele pasar, saldrás con mas botellas de las que tenías pensado comprar y te habrás gastado mas dinero del que debieras.
Pués bien, a mi marido le dá de vez en cuando por escaparse allí, él sólo sin decirme nada, así no le regaño del dinero que se gasta en cada botella ... y en esta ocasión iba a ser yo la sorprendida:
La guardaba en la despensa, cuando una noche me dijo:
-Vamos a pasar por el súper que necesito comprar una cosa- no me dijo qué era y cuando llegamos se fué directo a la carnicería, salió con dos chuletones y las cosas necesarias para preparar nuestra ensalada favorita.
Llegamos a casa, puso la plancha (para la carne), preparó la ensalada y ... la sacó, una botella de Aalto 2006.
Es un vino que al principio se muestra un poco extraño, nos habían recomendado decantarlo primero, dejándolo airear al menos una hora, pero nosotros no somos amigos de este proceso, nos gusta descorcharlo simplemente y dejarlo respirar unos cinco o diez minutos ... y el resultado fué espectacular:
Un vino potente y concentrado, con fruta y madera en la nariz y fino y sedoso en el paladar, perfecto para nuestra cena. No es un vino barato, menos todavía lo será si lo pedimos en un restaurante, pero para darse un homenaje alguna vez es altamente recomendable.
Gran descubrimiento, ya sabeis a apuntar a nuestra lista para ocasiones especiales.
"Me apasiona descorchar un vino y encontrarme con una pieza irrepetible. Es como el amor a primera vista y, en el mundo del vino, todos somos enamoradizos e infieles. Es la gracia del vino, encontrar en cada botella algo especial, no enamorarse de una sino de todas las posibles, de todas las que valen la pena, de todas las que te hacen vibrar..." Daniel Greve

21 abril 2011

Nubes de Manzana


La manzana es, junto con la naranja, la fruta de invierno que más me gusta. Me gustan todas sus variedades:

Red delicious (rojas): starking, topred, early red one, redchief,  oregon spur, ultrared, supremered, smarpred, topsopur, elite, my-early.
Harinosas, agradables al paladar y bastante dulces.
Variedades bicolores: royal gala, gala must, elstar, jonagold, mierose, idared, delbard jubile, gloster, fuji, braeburn.
Están de moda, tienen muy buen sabor, son crocantes, azucaradas y aciduladas. La que está más de moda de estas manzanas es la "Fuji".
Grupo golden delicious:  golden delicious, smoothe, golden B, ed gould golden, belgolden, lysgolden, blushing golden, divagold.
Sabor dulce y de buena conservación es el grupo de variedades más consumido en el mundo.
Grupo reinetas: reineta blanca de Canadá, reineta parda, reineta encarnada.
Sabor acidulado muy agradable, la reineta blanca es muy apreciada en repostería.Por último está la granny smith, de color verde intenso, de sabor acidulado y poco azucarado, jugosa y crocante.

La manzana además es la fruta que Eva utilizó para tentar a Adán y que la madrastra de Blanca Nieves preparó para envenenarla, ¡ambas sabían que no se rechaza nunca una manzana!. Y por si fuera poco, mi apellido tiene mucho que ver con esta fruta. Cuento esto porque si hay alguna receta que no me puedo resistir a hacer, es porque lleva MANZANA.

Esta receta la descubrí por casualidad en el blog L’exquisit. Buscaba una receta para hacer alguna galleta o bizcocho para un desayuno de domingo. Mi marido no estaba pasando un buen momento y pensé que despertarse con el aroma dulce del horno le animaría bastante.
 


Los ingredientes los tenía: 3 manzanas, 80 gr. de azúcar (o 1 ½  cucharada sopera de edulcorante líquido) , 250 gr. de harina, 2 huevos, aroma de vainilla, levadura, ½ vaso de aceite de oliva (la receta original lleva mantequilla, pero yo lo la uso) y azúcar glas para decorar.
 
La preparación es muy sencilla: Batimos los huevos junto con el azúcar y el aroma de vainilla. Añadimos el aceite (mantequilla quien lo prefiera) e incorporamos poco a poco el harina junto con la levadura. Cuando tengamos una masa homogénea, incorporamos las manzanas descorazonadas y cortadas en cuadraditos pequeños. Mezclamos bien.



En la bandeja de horno ponemos papel de hornear y vamos poniendo las nubes de manzana que previamente hemos sacado con dos cucharas soperas. Las metemos 10’ al horno precalentado a 200º y las dejamos enfriar antes de decorarlas con azúcar glas.


¡Nos encantaron!. Esas nubes esponjosas con sus tropezones de manzana estaban deliciosas.
Repetiré seguro ¿Y vosotros? ¿No os apetece morder esa masa suave y esponjosa?

Bon Appétit

Nota: Jose nos pidió que hiciesemos alguna receta para los diabéticos, así que acordándome de él, preparé una segunda hornada añadiendo un manzana más (para compensar) y sustituyendo el azúcar por edulcorante líquido y evitando la decoración con el azúcar glas.

20 abril 2011

El mejor restaurante vinoteca tienda de Madrid

Tarjeta de visita del restaurante Dominio de Antargü
Tenía un compromiso familiar para una cena y ese mismo día me encontré, en la contraportada del periódico El País, como todos los días, un restaurante que recomendaban, no me pierdo esta sección, inmediatamente abrí el Explorer de mi ordenador y escribí la dirección de su web en la barra del navegador, lo que ví me encantó y sin pensármelo reservé, pero nunca me imaginé lo que me iba a encontrar al entrar por la puerta, abrid bien los ojos:
Sólamente la fachada ya era poco corriente, tenía un gran escaparate en el que se exponían todo tipo de botellas de vino, por supuesto un pequeño muestrario de lo que nos encontraríamos dentro.
Entre barricas haciendo las veces de mesas, con altas velas metidas en botellas y una iluminación muy ténue, se extendía un largo pasillo cuyas paredes estaban repletas de botellas de vino, todas organizadas por denominaciones de origen ... fascinante, enseguida se nos acercó el dueño e hizo las veces de gran anfitrión enseñándonos hasta el mas recóndito rincón de su expléndida bodega, incluso la personal, que se escondia bajo unas escaleras muy estrechas que descendían a un pequeño cubículo frío y que sólo enseñaba a socios y donde tenía las mayores maravillas del mundo vitivinícola que os podeis imagirnar... pensé que era lo mejor que podía ver, pero me equivocaba, lo que ya me cautivó definitivamente fué la sala de catas que a través de una escalera igualmente camuflada entre botellas llevaba al piso superior. Con la boca abierta me deleité observando todos los detalles que una sala de cata que se precie debe tener, y que a esta no le faltaba el mas mínimo detalle, además de acogedora y señorial.
La cena al igual que el salón-restaurante, como no podia ser de otra manera, siguió por supuesto en la línea, con el mismo gusto en la decoración y delicadeza de los platos y el buen hacer de sus osadas combinaciones de sabores, hasta el momento en que "la sumiller", sí, sí, una mujer, nos aconsejó, a dos mujeres (que éramos las que cenábamos, mi tía y yo) un vino por supuesto elaborado por una mujer, eso fué la gota que bordó la noche, siendo una elección complicada, ya que las dos habíamos pedido pescado y nos apetecía un vino que fuera tinto -aunque soy una persona que no me cierro a tomar tintos con pescado ni blancos con carne- creo que hay infinidad de combinaciones posibles que nos sorprenden gratamente, como la elección de nuestra sumiller, tomamos el "Destiempo"...
Destiempo Roble 2008

... un vino que se presenta suave y sedoso, a la vez envolvente y con una acidez equilibrada perfecta para nuestros platos, vino de Toledo que culmina con una frase en su etiqueta trasera que dice así:


"Tu hebilla es mi destiempo y sin embargo, quisiera ser en ti tu segundero" ...



Recuerdo que hizo las delicias de las dos y tengo que confesar que alegró nuestra noche y nos arrancó risas y mucha conversación  ya que se subió un poco a la cabeza.

"Después de la lluvia nace la hierba; después del vino, las palabras"

19 abril 2011

Pastel de salmón con crema de naranja


Como siempre, el calor nos llega de golpe y pensé que la comida del fin de semana tendría que ser fría. Pensé en ensaladas, ensaladillas, vichyssoise, gazpachos…¡No! Había quedado con Nieves que nos pondríamos retos y estos había que hacerlos en fin de semana, así que busqué una receta original, y me encontré con un pastel de salmón ahumado con crema de naranja en el blog L’exquisit.

No suelo comer aguacates, pero la combinación de colores y sabores que veía en esa receta me animaron enseguida a elaborarla, eso sí modificando  un poco los ingredientes.


Lo primero que había que hacer era el pastel de salmón y para eso necesitaba:

225 grs. salmón ahumado, ½ cebolla cortada en aros gruesos, 1 hoja de laurel, 150 ml. Leche, ½ sobre de gelatina neutra, 1 vaso de vino blanco, 1 clara de huevo, montada a punto de nieve, 1 dl. nata para cocinar, ½ aguacate, cortado en daditos de 5 mm, nuez moscada molida, pimienta blanca y un chorrito de aceite.

El salmón se pone en una cacerola amplia, cubriendo el fondo. Se le agrega la pimienta, la cebolla, el chorrito de aceite y la leche. Se mantiene a fuego suave 5’ hasta que el pescado se desmenuce. Se retira el salmón, el laurel y la cebolla (estos últimos se desechan). Y continuamos un poco más con la leche en el fuego hasta que quede una tercera parte.


Con la batidora trituramos el salmón, agregamos la leche para obtener una masa homogénea y cuando la tengamos ponemos la mezcla en un bol para seguidamente añadir el ½ aguacate.

Preparamos una gelatina con el vaso de vino siguiendo las instrucciones del fabricante y cuando la tengamos la incorporamos al salmón. Se bate la nata y se agrega, la clara a punto de nieve se añade también. Se salpimenta y se echa una pizca de nuez moscada.

Hay que poner la mezcla en un molde, yo utilicé uno de aro, pero podría ser también uno de plumcake o moldes individuales (eso va en gustos). Se deja enfriar en la nevera 12 horas.


Para la crema de naranja nos hace falta: 1 chalota, 2 dientes de ajos, 1 chorrito de aceite de oliva, curry en polvo, el zumo de dos naranjas, ½ aguacate, 1 cucharada sopera de crema de leche (yo uso Ideal), sal y pimienta
Para preparar la crema, tenemos que sofreír la chalota y el ajo en una sartén con aceite a fuego suave, agregamos el curry y el zumo de naranja y dejamos cocer 12’. Seguidamente dejamos que se enfríe y lo trituramos junto con el aguacate y la crema de leche.


El pastel hay que desmoldarlo cuando se vaya a comer y yo me había llevado a mi hermana Montse y a mi cuñado de conejillos de indias y retrasé hasta el último momento esta operación. Cuando terminamos el primer plato, me fui a la cocina, cogí el molde y le puse una fuente redonda encima. Le di la vuelta y………. perfecto, se desmoldó sin problemas ya sólo quedaba decorarlo y para eso conté con la ayuda incondicional de mi sobrina Jimena que acaba de cumplir cuatro años y se ofreció voluntaria. Y por supuesto acompañarlo de la crema de naranja.

Bon Appétit

Nota: lo ideal es decorar el pastel con la crema y poner el resto en una salsera para el que quiera más, pero ante mi indecisión de desmoldar, si me ponía a decorar el plato iba a hacer esperar demasiado a mis invitados.
Cata: La próxima vez que haga este pastel echaré un poco más de salmón

18 abril 2011

Torrijas de natillas con salsa de frambuesa


Ya estamos en Semana Santa y como es tradición en casi medio mundo podremos degustar este dulce típico de estas fechas, así que no podemos ser los únicos que no sepamos hacerlas, por lo que he decidido daros esta receta que, con algunas variantes, haremos que sean algo mas originales, hay que renovarse. Por supuesto, he cogido la idea de Eva Arguiñano, que como ya sabeis sigo y admiro.
Como curiosidad os diré que existen recetas de torrijas datadas desde la Antigua Roma:
-El gastrónomo romano del siglo I d.C, Marcus Gavius Apicius, escribió sobre las torrijas en su libro "De re coquinaria": Rompe siligenas (galletas de trigo), baña las en leche, tuesta las en aceite, riega las con miel y sirve las.
Además es un dulce internacional con muchos nombres:
En Alemania las torrijas se llaman Arme Ritter (caballeros pobres), los franceses llaman a su versión pain perdu, o sea, pan perdido y los ingleses llaman a algo parecido nada menos que poor knights of Windsor (pobres caballeros de Windsor). Dicen que tanto en Inglaterra como en Alemania en el siglo XIV los caballeros empobrecieron tanto que el pan era el único alimento de su alcance que pudieron pagar. De ahí viene el nombre.
Para los americanos las torrijas se llaman French Toast, los Suizos dicen Fotzelschnitten y los Austriacos y Bávaros Pofesen o Pavesen.
De la manera que sea su nombre, y aunque son muchas las variantes a la hora de preparar unas torrijas, todas ellas tienen en el pan asentado, la leche y los huevos sus ingredientes principales.
En esta ocasión nuestra variante será el baño, que en lugar de en leche, como las tradicionales, las bañaremos en natillas... uummm

Para prepararlas necesitaremos:
Una barra de pan duro, 6 huevos, 3/4 de litro de leche, azúcar, canela en rama, harina, aceite, canela en polvo, una cascara de naranja y para acompañar mermelada de frambuesa.
Cortamos el pan en rodajas de unos 2 centímetros ladeando un poco el cuchillo para que salgan mas alargadas, de este modo:  


Vamos a preparar las natillas para bañar nuestro pan: simplemente se pone la leche en una cazuela junto con la canela en rama, la cáscara de naranja y el azúcar, removemos y esperamos hasta que rompa a hervir, mientras, separamos las claras de las yemas y batimos estas últimas, junto con un poquito de la leche caliente de la cazuela, cuando espumen las añadiremos a la cazuela y removeremos hasta que empiecen a espesar, la apariencia debe ser anaranjada y con cuajado de huevo.


Disponemos el pan sobre una fuente amplia y vertemos encima las natillas. Dejaremos en remojo una media hora o así, para que ablande bien la corteza del pan.


Pasado este tiempo rebozamos con cuidado en harina y freímos en aceite caliente a fuego moderado hasta que doren.


Al sacarlas las ponemos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
En un plato hondo mezclamos azúcar con canela en polvo, enbadurnamos las torrijas y las disponemos en una bandeja.


Para la presentación aprovecharemos las natillas que han quedado en la fuente donde las hemos bañado y las afinaremos con la batidora.











En un plato bonito pondremos una torrija, con ayuda de una cuchara extenderemos un poquito de mermelada de frambuesa y pondremos también una cucharada de natillas, el diseño lo dejaré a vuestro gusto, cada uno que improvise.